Facebook Twitter Google +1     Admin

Una chica...

Había una vez una chica que todo lo veía negro y alguna sombra gris, pero por encima de todo negro, ni azul, ni amarillo, ni verde, ni naranja, ni rojo, ni morado…, ¡No! Esta chica lo veía todo negro y alguna sombra en gris.

Pero por increíble que pueda parecer, veía y podía distinguir las formas y las personas y a todo el mundo. Sabía, a primera vista, quien era su mamá o su papá.

Le gustaba comer por encima de todas las cosas: ¡CALAMARES EN SU TINTA! y ¡ARROZ NEGRO!

Esta chica, que había una vez, era, por decirlo de alguna manera un poco ¡PESIMISTA!, o sea que no sabía descubrir los colores de la vida, por ejemplo: Si un día paseando por la calle se encontraba un billete de cien Euros, en lugar de alegrarse, pensaba – Con estos cien Euros me puedo comprar una cometa, una cometa hermosa que vuele hasta el sol, pero seguro que cuando la ponga a volar, la cometa, seguro que se pone a soplar mucho, muchísimo viento, un huracán y se me lleva lejos, lejísimos y jamás vuelvo a ver a mis papás, y seguro que el huracán me deposita en una isla desierta, donde solamente viven unos voraces cocodrilos, y uno de esos cocodrilos, o todos a la vez se me comen- En estos caso, cuando se encontraba un billete de cien Euros, lo dejaba otra vez en el suelo y seguía su camino.

Así era esta chica, lo que le impedía, en cierta forma, ser feliz, ella creía que era feliz, pero sus padres un poco preocupados, pensaban: ¡Nuestra hija no puede ser feliz, feliz del todo!

Ella nunca veía el vaso medio lleno, siempre lo veía medio vacío o vacio del todo.

A veces, según como hubiese dormido, pensaba que se iba a morir pronto, y otras pensaba que viviría muchísimo, pero que todo le saldría mal, que nadie la querría, nadie excepto sus padres, claro sus padres la querrían: FOREVER

También pensaba, a veces, que igual sus padres se cansaban de ella y la dejaban abandonada en una gasolinera de alguna carretera perdida y que en esa gasolinera seguro que se escondían unos alienígenas que la raptaban y la llevaban, amordazada, hasta su planeta, al paneta de los alienígenas, y cuando ya habían llegado, la encerraban en un zoológico, dentro de una jaula, un zoológico de extraterrestres, pero en este planeta, la extraterrestre era ella, y la metían dentro de una jaula y los alienígenas le echaban cacahuetes, pero los cacahuetes no eren como los de aquí, eran los cacahuetes de ese planeta, y esos cacahuetes no le gustaban nada, pero como no había otra cosa que comer, pues cuando tenía mucha, mucha hambre se los comía, pero siempre le sentaban fatal, le dolía muchísimo la tripa y encima le producían diarrea… e imaginaba que así sería el resto de su vida, en el zoológico de aquel extraño planeta, comiendo aquellos ¡asquerosos! Cacahuetes, con dolor de tripas y…

Estas cosas pensaba esta niña, por otro lado era una niña “normal” iba al colegio, tenía sus amigas, jugaba en el recreo, la única peculiaridad es que nunca se quedaba con ellos al salir de clase, siempre se iba corriendo a su casa.

Así transcurrían los días de esta chica que todo lo veía negro, con alguna sombra de gris.

No le gustaba comer dulces: por si la caries. No le gustaba beber nada frío: por si se enfriaba. En invierno iba del colegio a casa y de casa al colegio, solamente del colegio a casa y de casa al colegio: Por si se enfriaba.

Un año sus padres quisieron, bueno le propusieron ir a la montaña, a esquiar no, claro, que se podía caer y romper una pierna o una piernas y dos costillas, o una costilla, la clavícula derecha y el húmero izquierdo o…, a esquiar por supuesto que no, pero ver la nieve, salir un día de casa, tomar un chocolate caliente y ver nevar desde la ventana en alguna cafetería de las pistas de nieve. Pero ella declino la oferta, tenía miedo a que con tanta nieve se podía enfriar.

En primavera hacía exactamente lo mismo, no porque se fuera a enfriar, en este caso es que estaba segurísima de que si salía pasear en primavera le entraría un ataque de alergia o algo peor.

En verano con las insolaciones tenía bastante, pero tampoco descartaba la posibilidad de ahogarse en una piscina. El mar estaba completamente descartado.

El otoño, ¿Y sí pisaba una hoja y se resbalaba y se rompía:  Una pierna o una piernas y dos costillas, o una costilla, la clavícula derecha y el húmero izquierdo o…?

 

 

 

 

 

 

Mientras tanto en otro lado de la ciudad…

Había un chico que todo lo veía negro y alguna sombra gris, pero por encima de todo negro, ni azul, ni amarillo, ni verde, ni naranja, ni rojo, ni morado…, ¡No! Esta chica lo veía todo negro y alguna sombra en gris.

Pero por increíble que pueda parecer, veía y podía distinguir las formas y las personas y a todo el mundo. Sabía, a primera vista, quien era su mamá o su papá.

Le gustaba comer por encima de todas las cosas: ¡CALAMARES EN SU TINTA! y ¡ARROZ NEGRO!

Este chico, que había una vez, era, por decirlo de alguna manera un poco ¡PESIMISTA!, o sea que no sabía descubrir los colores de la vida…

Sus padres, un poco preocupados, pensaban: ¡Nuestra hijo no puede ser feliz, feliz del todo!

Él nunca veía el vaso medio lleno, siempre lo veía medio vacío o vacio del todo.

Estas cosas pensaba esto chico, por otro lado era una chico “normal” iba al colegio, tenía sus amigos, jugaba en el recreo, la única peculiaridad es que nunca se quedaba con ellos al salir de clase, siempre se iba corriendo a su casa 

Para su cumpleaños, sus papás le quisieron regalar un fin de semana en la playa, el chico claro, debería de haber estado alegre y feliz por el regalo pero… no lo estaba. Pensaba que seguro que le picaba una medusa, o que todo el fin de semana llovía o que igual al meterse en el agua, le daba un corte de digestión, o peor lo atrapaba un tiburón y lo arrastraba hasta en fondo del mar, allí en el fondo del mar un pulpo gigante, se peleaba con el tiburón, por la presa, o sea él mismo, ganaba el pulpo y lo llevaba a su cueva donde milagrosamente se podía respirar, pero en aquella cueva tenía que pasar el resto de su vida, comiendo pescado que era lo que le iba a dar de comer el pulpo todos los días, el pulpo que en realidad era pulpa y no podía tener hijos y por ese motivo había adoptado al niño, seguro que lo querría muchísimo, pero él no quería pasar el resto de su vida en una cueva en el fondo del mar. Con lo cual cuando sus papás iban a iniciar el viaje, se puso malo y tuvieron que suspender el viaje.

A veces se imaginaba a sí mismo como el niño invisible.

Sería feliz paseando por el bosque,  en lo más profundo del bosque, al ser invisible no tenía miedo, seguro que no lo tenía cuando  los animales se acercasen a olerlo, no le podrían atacar, porque no lo podian ver. Seguro que siendo invisible sería súper feliz. Aunque sus padres lo abandonasen en una gasolinera, los alienígenas no lo sabrían, puesto que no lo podrían ver, o el tiburón no lo arrastraría hasta el fondo del mar… pero claro al ser invisible, seguro que al pasar por un paso de cebra una furgoneta, que no lo podía ver, pues era invisible, seguro que lo atropellaba y tenía que estar muchos meses en el hospital pues se le había roto, con el atropello: un brazo, la cadera y un esguince de tobillo. Seguro que la comida del hospital era malísima y no le sentaba nada bien y… Lo de ser invisible, tampoco parecía una de la mejor de las ideas, mejor quedarse como estaba.

Así transcurrían los días de este chico que todo lo veía negro, con alguna sombra de gris.

No le gustaba comer dulces: por si la caries. No le gustaba beber nada frío: por si se enfriaba. En invierno iba del colegio a casa y de casa al colegio, solamente del colegio a casa y de casa al colegio: Por si se enfriaba…

 

Un día la chica que todo lo veía negro y alguna sombra gris. Salió de su casa para ir al colegio y casualmente era uno de esos días grises en los que sale el sol, llueve, sale el sol, llueve… No había cogido paraguas, pues había salido de casa con mucha prisa. Seguro que con la lluvia se enfriaba, pero llegaba tarde al colegio y hoy tenía un examen y si llegaba tarde, seguro que suspendía y tenía que repetir el curso y entonces…, no volvió a casa a coger un paraguas, siguió caminando hacía la escuela

Iba en estas cavilaciones cuando se puso a llover, a llover de verdad, o sea mucho, casi, casi un diluvio y como no se quería enfriar, se refugió debajo de un puente y casualmente ese chico que todo lo veía negro y alguna sombra gris,  estaba refugiado debajo del mismo puente, porque temía, al igual que ella: enfriarse. Allí estaban los dos. Los dos solos debajo de aquel hermoso puente viendo llover, ¡Qué día tan nefasto! Pensaban, en un momento ella se asusto con un trueno, dio un respingo y su mano rozo levemente la mano del chico y casualmente en aquel instante brillo el sol. Desde aquel puente nació el Arco Iris más hermoso que jamás se recuerde. Un Arco iris de colores nítidos y brillantes, y para ellos, tras aquel leve roce de la mano de la chica con la mano del chico, dejaron de tener miedo a los colores y aquel Arco iris que los cobijaba los inundo con sus colores, ninguno de los dos podía expresar lo que sentía en aquellos momentos, era como si viesen el mundo por primera vez, entonces se miraron a los ojos, ella tenía unos ojos azul claro bellísimos, como el cielo en un día despejado, pensó él, los ojos de él eran de un verde tan intenso, como la más hermosa de las esmeraldas, pensó ella

-Hola - dijo la chica –Me llamo Berta- -Yo me llamo Raúl- dijo el chico. Y se quedaron allí, debajo del puente y llovió y volvió a salir el sol y volvió a llover y a salir el sol, aquel Arco iris continuaba sobre sus cabezas, y no tenían ni frío ni calor. Se hacía tarde, había que volver a casa. Raúl la acompaño, porque era todo un caballero. Ella se había olvidado por completo del examen y él de porqué se había refugiado bajo aquel puente. Quedaron en verse en el mismo puente el sábado por la tarde y así se despidieron.

Al día siguiente ella hizo el examen y lo aprobó, el recordó que se había refugiado bajo el puente pues su profesor se había puesto malo e iba camino de una farmacia para comprarle una medicina. Contaban los días, las horas, los minutos que faltaban para el sábado…

Así el chico y la chica que todo lo veían negro y alguna sombra en gris, lo empezaron a ver todo lleno de los más vivos colores y todos los sábados y los domingos quedaban para pasear y daba igual que fuese, primavera, verano, otoño o invierno. El resto de los días, estudiaban, jugaban en el recreo, se quedaban un poco jugando al terminar las clases con sus amigos

Y los padres de aquella chica y de aquel chico pensaban: ¡Nuestros hijos ahora son felices, felices del todo!

Los papás de la chica y del chico se hicieron amigos y subían juntos a esquiar, en verano pasaban las vacaciones en la playa…

Fue de esta manera que ellos encontraron los colores de la vida y fueron felices y comieron… ¡CALAMARES EN SU TINTA! y ¡ARROZ NEGRO! Que seguían siendo sus comidas favoritas…

Había una vez…

 

FiN 

thE End

09/10/2018 21:49 luismerchan #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La mujer bala

Buenas tardes, me presentaré, soy: Madame Balle Femme, o dicho de otra manera “La mujer Bala”.

Esto de ser mujer bala, no sé si se me entiende, me explico: Trabajo en un circo y a mí me meten dentro de un cañón y salgo disparada contra una red. ¿Ha quedado claro?

Yo creo que estaba predestinada para esto de ser mujer bala, me explico: A la hora de llegar al mundo, mi madre no sabía que estaba embarazada y el parto fue rápido y de lo más original, me explico: Mi madre jugaba al fútbol y como ya he dicho, no sabía que estaba embarazada, en estas que cuando iba a chutar a puerta, sintió una ligera contracción, yo, por aquello de la fuerza de la gravedad fui atraída hacía su bota, vamos que mi madre me parió en mitad del partido, justo cuando iba a tirar un penalti, chutó y en lugar de darle a la pelota, me dio a mí que acabé incrustada en la red, afortunadamente no me pasó nada y mi madre metió gol.

Si esto no es predestinación que venga Dios y lo diga

Con catorce años, un día mi padre que era peón de albañil, se empeño en llevarme a la obra donde trabajaba, yo, como que no quería, pero mi padre, es mu pesao, pero que mu pesao y al final fui con él. Se empeñó en que me asomase, desde el décimo piso que las vistas eran maravillosas, me explico: me asomé para ver las vistas, con tan mala suerte, que una paloma que pasaba se cagó sobre mí, me sobresalté, di un salto en dirección equivocada, me explico: Me precipité al vacío, una caída libre de diez pisos de altura, la red de seguridad me acogió y aparte de un par de uñas rotas, nada de nada. Segunda señal de cual iba a ser mi destino

La tercera señal no tiene tanto que ver con las redes, como con la velocidad. Me casé, había guardado mi virginidad para la noche de bodas, tras la celebración, nos subimos a la habitación, me desnudé, se desnudó, no metimos en la cama y antes del primer beso, ya, me explico: Que eyaculó como a medio metro de mi vagina, no sé si me explico con claridad, pero no pienso entrar en detalles. Vamos que mi esposo es más rápido que una gacela perseguida por un guepardo. Así las cosas, entre redes y velocidades encontré mi verdadera vocación, estaba escrito en el destino: Mujer Bala, y poco más puedo contar.

Entre mis aficiones, el ganchillo, el cabaret y seguir con la esperanza de que mi marido algún día consiga llegar a la meta, me explicaré… mejor no, esa es otra historia y…

09/10/2018 21:47 luismerchan #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Dueles II

Dueles II

A: Fanny     B: Laura

B: Te quiero

A: Dueles tanto como el deseo, dueles cuando dices que me quieres. Suéltame

B: Te quiero. Tú me dueles más, me dueles el alma, me has despojado de ella. Te abalanzaste sobre mi alma, nos abalanzamos la una sobre la otra, tan sólo el placer, no había lugar para los sentimientos. Cuerpos que se entregan a cambio de nada, cuerpos que todo lo escapan no quede piedra sobre piedra, hueso sobre hueso. Un pacto de por medio, un pacto que has cumplido, escrupulosamente. No puedo negarlo.

A: Palabras, Cogí lo que me diste, lo que quisiste darme, nada te he robado, nada te he jurado. Nada pedí, nada exigí, nada te prometí y ahora me quieres, quieres mi alma y mi cuerpo. Solamente mi cuerpo te puedo dar. Lo deseas todo, lícito es que lo hagas. Nada ilícito hay en que yo no te de más que lo pactado. Mi alma llora por mí, por ti, por todos y cada uno de los besos en los que has sentido algo más que placer. Tu deseo…

B: Nada deseo de ti, puedo borrarte en un instante, me basta con desearlo. Un segundo y te conviertes en nada, en ceniza.

A: Soy nada, ¿ceniza?

B: Te escondes tras las palabras. Sé que me quieres, lo sé Todas tus mentiras te descubren.

A: Aun así no puedes quitarme de dentro, aun así estoy clavada en tu corazón.

B: Si, eres un clavo, una espina, un dolor. Eres…

A: ¿Qué? No te he pedido más de lo que estoy dispuesto a darte

B: Me dueles el alma, me has despojado de ella. No mereciste mis besos, mi sexo, mis palabras, mis besos... Tu sexo, mi olor, tu olor, mis palabras, tus palabras, mis caricias, tus manos, tus ojos, tus labios.

A: Suéltame

B: Si te suelto, me besaras, y si me besas, no podré rechazarte. No sabré rechazarte. Querré más y me darás más, me darás más pero no amor. Porque no te cuesta dar, porque das y no te importa. Porque das despojándote de todo compromiso. Das sin dar. Sólo el momento de dar es importante. Tan sólo en ese momento al irte lo que das se queda en nada, al irte solamente queda vacio. Tú simplemente te vas, ¿y yo?

A: ¿Tú? Tú te lo quedas todo, todos mis deseos, cuando estoy contigo, te pertenecen. Tú te quedas, yo me voy. Yo siempre me voy, tú te quedas. Te quedas con mi olor en tu cama, con el sabor en tu boca. Yo me voy, y tienes la certeza de que volveré. ¿Qué más quieres?

B: ¡Qué te calles! Ahógate en el silencio.

A: Silencio desde el hogar del pecado, pues pecado es cuando así lo consideras. Tan pronto te vas… tú siempre te quedas.

B: Al irte no queda nada. No perteneces a ningún lugar que pueda recordar. Al irte todo se torna gris penumbra, soledad. Te has llevado mis recuerdos, mis besos, mis caricias. No quiero que otro te bese, te acaricie, te folle, ¿no lo puedes entender?

A: Bésame, un último beso y me iré, 

B: Si me besas las cadenas volverán, dejaré, por un instante, de ser. Volveré a creer en esos besos de eternidad prometida, si ya sé que tenemos un contrato, ya sé lo que hay. Pues no es suficiente, te quiero sola para mí. Mi sexo espera tu sexo, el deseo de mi alma es mayor al de mi sexo, no quiero tus besos, te quiero a ti, sí, quiero tus besos, no puedo vivir sin ellos, pero no tengo vida en cuanto sales por esa puerta no soy nada, un cachorro acurrucado en un rincón, que espera que vuelva su amo, en eso me he convertido y quiero más, y quiero más, porque sé que tú también quieres más. No me besaras.

A: Si te beso, romperé el hechizo.

B: Te volverás a ir, sin compromisos. Tus besos no te comprometen. Quédate conmigo, quieres quedarte conmigo.

A: Si me sueltas me iré. Pondremos fin… habremos terminado, cuando aun nos quedaba tanto por descubrir

B: Si te suelto me besaras.

A: No.

B: Si te suelto te quedas.

A: No hay cadenas, o cuerdas en esta historia.  Cuando estoy contigo, he estoy exclusivamente contigo. ¿Y tú? ¿Con quién esas tú? ¿Con tus celos? ¿Con mi partida? Yo no doy más de lo que doy. Pero todo lo que te doy es único, cuando estás conmigo, solamente piensas que me voy a marchar. Ese es tú problema, no el mio

B: Tú no das nada, te lo llevas todo. Hoy te haría el amor todo el día. Luego te dejaría dormir. Tu silencio me abrasa como me han abrasado tus palabras.

A: ¿De qué tienes miedo?

B: De ti.

A: Déjame ir, muerto el perro, se acabo la rabia

B: En la oscuridad te busco y no te encuentro

A: En la luz tu sexo se humedece, nunca es suficiente, ese es el problema. No te prometí nada, solo un cuerpo del que disfrutar. Dos cuerpos sumergidos en el placer, nada más

B: ¡Cállate!

A: Me callo.

B: Te callas porque yo quiero que te calles. Te callas porque yo quiero que te calles. Te callas por qué no tienes nada que decir. Nunca has dicho nada y ya lo has dicho todo. Las palabras que me das: vacío. Eres una caja en la que ya no queda nada más. Porque no entiendes de compromisos, porque para ti es un juego, sexo, sexo, sexo. Te quiero, joder, no lo puedes entender, ¡TE QUIERO!

A: Yo quiero tus labios, tus pechos, tu coño… es algo físico, ¡FÍSICO! O es que no lo puedes entender

B: Yo no te quiero, no te amo. Yo no te he querido, no te he amado. Tú no me has querido, tú no me has amado. ¿Qué nos queda?

A: El sudor, los jadeos, los orgasmos. El saber que volverá a suceder

B: Y que te volverás a marchar

A: Y volveré a volver

B: Y te volverás a marchar

A: Círculos

B: Ahora lo sé

A: ¿Qué sabes?

B: Que somos dos cuerpos que se buscan y se encuentran

A: Si, dos cuerpos. ¿Me besas?

B: Si. (La besa y le clava la navaja) Ahora te quedarás para siempre conmigo. Nuestro amor no encontrará obstáculos. Solas las dos. Te quiero, lo siento, te quiero, lo siento, te quiero… 

Fin.

 

09/10/2018 21:46 luismerchan #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Pilar Laveaga

Estimada Pilar:

Empecé en esto del teatro por casualidad, es más creo que por empecinamiento, por aquello de que no me gusta qué me digan lo que puedo y no puedo hacer.

He conocido en este tiempo a muchas gentes, algunas imprescindibles para mi vida: Luisa, Paula, Mariano Anós… y junto a él durante mucho tiempo, tú. Juntos hicimos parte de este camino, he de reconocer que has conseguido irritarme, has conseguido emocionarme, has conseguido que el veneno del teatro se impregnase en mí más de lo que yo mismo hubiese supuesto. No trabajamos juntos nunca y sin embargo has estado por ahí, pululando en muchos de los trabajos que he realizado, como director… pero también como actor.

Pilar visceral e intuitiva, Pilar ancla y evolución del teatro Aragonés

Eterna juventud, muchacha de colores imposibles y risa contagiosa. Actriz de todos los momentos: los brillantes y los otros. Te recuerdo de conversaciones en La Metro a la salida de la Escuela de Teatro, te recuerdo vistiéndome de mujer (Nova, en Por los pueblos, de Peter Hanke) por los pasillos del Corte Inglés, yo muerto de vergüenza y tú muerta de risa.

Recuerdo un paseo por las calles de Sevilla y tu risa inconfundible confundiéndonos con tu presencia. Así son los recuerdos, difusos y llenos de sentimientos. Hemos llegado a lugares que no hubiésemos sospechado, hemos tenido un camino que tantas veces ha ido paralelo que es fácil confundirlo con el propio.

Goldoni, cuando pienso en ti, siempre vuelvo la mirada a Carlo Goldoni, esa luz de Italia que tan acertadamente plasmabas en los vestuarios de tus comedias.

Ahora que pasan los años y la perspectiva de lo que somos es, si cabe más difusa, quedan los instantes, los lugares comunes (el escenario) y los espacios vacios de nuestras soledades.

Me cuesta imaginarte en el presente y me resulta tan fácil trasladarte a ese pasado cercano que nos corresponde.

Es en las palabras el encuentro

y la pérdida o la estancia.

Somos como aquellos sacamuertos del María Moliner

nos hemos construido con las palabras de otros

y son nuestras y nos pertenecen.

Más allá del foco y la tarima

se encierra nuestro espíritu,

ese que se rebela y rompe con lo establecido.

Es en las palabras, donde peor me explico

es en estas líneas, donde una admiración

que a veces cuesta encontrar

se me muestra y emociona.

Se dirán muchas cosas, otras guardaran silencio

Yo me quedo en ese camino

que se bifurca y muestra tantas direcciones,

tantas, que me cuesta llamar al silencio

que me cuesta dar el paso de escribir

algo me dice que cuando las palabras callan

los silencios se llenan de latidos.

Querida Pilar…

 

13/01/2015 19:06 luismerchan #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Besugas

Susana: Me han dicho algo, y no me lo acabo de creer

Bea: ¿Qué te han dicho?

Susana: Me parece tan fuerte que no me atrevo ni a contártelo

Bea: ¿qué…?

Susana: Nada

Bea: Pues nada

Susana: ¿Cómo que nada?

Bea: Pues eso: Nada

Susana: ¿No quieres saberlo?

Bea: ¿Quieres contarlo?

Susana: Es que me parece tan fuerte, tan fuerte, que…

Bea: Pues nada

Susana: Pero… ¿No quieres saberlo?

Bea: ¡Eres tú la que no quiere contarlo!

Susana: Quiero… pero no sé, igual no quiero

Bea: Pues nada, no te preocupes, lo que no se sabe es como lo que no se ve

Susana: Pero… ¿Lo quieres saber?

Bea: Llegados a este punto, me da exactamente igual

Susana: ¿Qué?

Bea: ¿Qué, Qué?

Susana: ¿Qué es lo que te da igual? ¿Saberlo o no saberlo?

Bea: No quiero saberlo

Susana: Si no te lo cuento, reviento.

Bea: Pues espera que me voy a poner un impermeable

Susana: ¿Para qué?

Bea: Si revientas, lo salpicaras todo y no quiero que me llenes de restos de sangre y carne

Susana: Chica, eres tonta

Bea: Dime con quién andas y te diré quién eres

Susana: ¿Qué?

Bea: Nada

Susana: ¿Qué has querido decir?

Bea: Me parece obvio

Susana: ¿El qué?

Bea: El que ¿Qué?

Susana: Que qué te parece obvio

Bea: Que yo soy tonta y tú también

Susana: ¿Porqué?

Bea: Por nada, déjalo estar

Susana: Para ti es muy fácil

Bea: ¿Qué?

Susana: Insultarme y como si nada

Bea: Realmente eres tonta, o si no lo eres lo disimulas que te cagas

Susana: (Hace como que llora) No me tienes en consideración

Bea: ¿Quieres un pañuelo?

Susana: ¿Para qué?

Bea: Para que seques esas lágrimas de pacotilla

Susana: ¡Te odio!

Bea: Yo a ti, no

Susana: Me voy

Bea: Antes de irte porque no me cuentas eso tan importante

Susana: ¿Qué?

Bea: Pues eso tan importante que querías contarme

Susana: Ahora ya no me acuerdo

Bea: Mejor vete toma un Euro, te compras un Euro de bosque y te pierdes en él

Susana: No me respetas

Bea: Más de lo que te imaginas

Susana: Me voy

Bea: Hasta luego

Susana: Me voy

Bea: Hasta luego

Susana: Me voy

Bea: ¿Me lo cuentas o no?

Susana: (Llorando) Es que no me acuerdo

Bea: Pues nada, si no te acuerdas, no me lo cuentes

Susana: Pero es que quiero contártelo

Bea: Pues cuéntamelo

Susana: No me escuchas cuando te hablo

Bea: ¿Ahora de qué estamos hablando?

Susana: Pues de que no me acuerdo

Bea: Pues no me lo cuentes ¡Joder!

Susana: Pero te lo quiero contar

Bea: Que te den

Susana: ¿Estas enfadada?

Bea: No

Susana: Si que lo estas

Bea: Que no lo estoy

Susana: Si que lo estas

Bea: No lo estoy, pero a este paso seguro que me enfado

Susana: ¿Te das cuenta?

Bea: No

Susana: Pues qué lo que me habían dicho es cierto

Bea: ¿Ya te acuerdas?

Susana: Si

Bea: ¿Y…?

Susana: Pues que todos piensan que te enfadas por cualquier tontería, y es cierto

Bea: ¡Qué te den!

Susana: Lo ves

Bea: Lo veo

Susana: Me voy al cine, ¿vienes?

Bea: No, que ahora me toca suicidarme

Susana: En serio

Bea: Como te lo cuento

Susana: Pues eso, que me voy al cine

Bea: Pues eso, que lo disfrutes

Susana: Quedamos después del cine y de que te suicides

Bea: Desde luego

Susana: (Le da dos besos) Hasta luego

Bea: Por la sombra

(Susana sale de escena y Bea la observa mientras se va)

Fin

 

 

 

13/01/2015 19:04 luismerchan #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Consulta

Consulta

La sala esta oscura, hay 2 sillas y nada más.

Alicia: ¿Hola? (no recibe respuesta) ¿Hay alguien aquí? ¿Hola? (no recibe respuesta, se impacienta) Si esto es una broma, no me hace ninguna gracia. (silencio) Vale, pues nada (se sienta en una de las sillas y se enciende un cigarrillo)

(Entra Ana, podría ser una enfermera o algo parecido)

Ana: Aquí no se puede fumar. Haga el favor de apagar el cigarrillo.

Alicia: Perdone, no lo sabía

Ana: No hace falta saberlo, la ley es así, está prohibido fumar en cualquier recinto público cerrado, sea oficial o no.

Alicia: ¿Un cenicero?

Ana: Salga a la calle y lo apague allí

Alicia: Vale. (Sale, al momento vuelve a entrar)

Ana: Espere aquí, en breves momento se le atenderá.

Alicia: gracias

(Ana sale de la estancia)

Alicia: Joder que estirada. Será maleducada. Puede que nadie la haya dicho que tampoco es de buena educación recibir a alguien en una habitación casi a oscuras.

(Se va la luz)

Joder ya estamos…

(Entra Nieves)

Nieves: ¿Hola? (Silencio) ¿Hay alguien? (Silencio)

(Saca el mechero del bolso y va a encenderse un cigarrillo)

Alicia: Yo que tú no lo haría

Nieves: Joder que susto

Alicia: Yo que tú no lo haría

Nieves: ¿Qué?

Alicia: Encenderte el cigarrillo, si lo haces se encenderá la luz y entrará una señora la mar de agradable para recordarte que la ley prohíbe fumar en los espacios públicos cerrados sean oficiales o no lo sean

Nieves: Gracias por la información (enciende en mechero y busca a la persona que le habla, cuando la encuentra) ¿Alicia? ¿Eres tú?

Alicia: ¿Nieves? Qué casualidad, cuanto hace que… una eternidad

Nieves: Eso mismo hace una eternidad que no nos vemos.

(Se enciende la luz, para ellas pasa desapercibido)

Nieves: ¿Cómo te va? ¿Sigues en el barrio? ¿Qué tal tus padres?

Alicia: ¿Has tenido hijos? ¿Te has casado?

Alicia: Joder que alegría, no sabes lo que me alegro de verte, he pensado tantas veces en ti… ¿Cuántos años? 8, 9…

Nieves: 9 años que me fui para estudiar en la universidad y por un motivo u otro no he vuelto

Alicia: ¿No has vuelto al barrio o no has vuelto a la ciudad?

Nieves: Al barrio, aquí llevo cinco años. Desde que murió mi madre, no me apetece mucho ir al barrio, mi padre está en una residencia, supongo que lo sabes, con Alzheimer es difícil tenerlo en casa y con mi trabajo más todavía. No intento excusarme, la verdad es que en la residencia tiene todo lo que necesita

Alicia: Todo menos los cuidados de su hija

Nieves: Todo menos mis cuidados, intento ir todos los sábados y pasar el día con él. Ahora, creo, que ya ni me reconoce, soy como la sombra de alguien que lo visita. Es doloroso y frustrante, pero…

Alicia: Pero haces todo lo que puedes, afortunadamente mis padres se encuentran bien, no necesitan los cuidados de una residencia que ni ellos, ni yo podríamos pagar. No he salido del barrio, allí está mi vida y mi futuro, si es que hay futuro alguno. ¿En que trabajas?

Nieves: Ahora estoy con una excedencia, pero soy analista de sistemas, lo cierto es que es un buen trabajo y bien remunerado

Alicia: ¿Estas casada?

Nieves: Si, mi esposo, Juan es el dueño de la empresa. No va bien, somos felices. ¿Y tú?

Alicia: Estoy casada, no puedo decir que felizmente casada, pero casada sí que estoy. Mi marido se llama, que casualidad: Juan. Lleva en el paro ni se sabe, y no tiene mucha pinta de que se ponga a trabajar pronto. Yo limpio escaleras, casas, lo que se tercie. Entre lo poco que yo gano y la pensión de mi padre salimos adelante. O lo intentamos. Afortunadamente vivimos en el piso de mis padres y hace años que lo habían terminado de pagar. ¿Hijos?

Nieves: No, ¿y tú?

Alicia: Dos niñas. Alicia y Berta

Nieves: ¿Alicia?

Alicia: Se lo puse por ti, por ti que conseguiste salir del barrio y no tener que regresar, por ti que eres la persona que más admiro del mundo

Nieves: Gracias, no creo que merezca el que me tengas en tan alta consideración

(Entra Ana)

Ana: (dirigiéndose a Nieves) ¿Qué hace usted aquí? Su cita era para las veinte horas.

Nieves: Ya, me he adelantado. No creo que sea muy importante.

Ana: Lo es y mucho. Usted no se hace una idea de lo complicado que es todo esto. Usted no debería estar aquí.

Nieves: ¡Basta! Déjese de amonestaciones, he llegado un poco antes, no creo que sea tan importante.

Ana: Esperen un momento, voy a consultar con mi jefes. Esto no debería de haber sucedido, es una irregularidad, una irregularidad considerable. Esperen por favor, ahora vuelvo.

(Sale de escena)

Alicia: Joder cómo se pone, ni que hubieses venido a matar a alguien

Nieves: Será estúpida. Ahora mismo voy a llamar a mi marido, se va a enterar de quién soy yo. ¿Pero qué se habrá creído esta  enfermera de mierda?

(Saca el teléfono y comienza a marcar)

Nieves: Ahora vuelvo, salgo un momento a la calle y ahora vuelvo.

(Sale de escena)

Alicia: Joder, joder, joder. Vaya mierda. Vaya mierda… pero necesito el dinero, necesito tanto ese dinero… Joder, joder que mierda…

(Entra Ana)

Ana: ¿Quiere seguir adelante?

Alicia: Desde luego

Ana: Pero la ha visto, sabe quién es. Sabe que ha firmado un contrato de confidencialidad, que jamás podrá reclamarnos nada.

Alicia: Lo sé. Lo acepto.

Ana: Venga conmigo

(Salen de escena. Se vuelve a apagar la luz. Entra Nieves)

Nieves: ¿Alicia? ¿Alicia? (Saca el mechero y lo enciende, no hay nadie más en la habitación. Se sienta en una silla y se enciende un cigarro. Transcurridos un par de minutos, entra Ana. Se enciende la luz)

Ana: Ya puede pasar

Nieves: ¿Y Alicia?

Ana: ¿Alicia?

Nieves: Si, Alicia la chica que estaba aquí antes. ¿Dónde está?

Ana: Le hemos dado los resultados de sus análisis y se ha marchado. Me ha pedido que la despidiese, ha dicho que tenía prisa y que no podía esperar.

Nieves: Pero vengo de la calle, nos hubiésemos cruzado.

Ana: No necesariamente, hay otra salida, habrá salido por ella.

Nieves: Pero…

Ana: Ya sabe porque está aquí. ¿Acepta las condiciones del contrato?

Nieves: Pero Alicia… hacía tanto tiempo que no sabía nada de ella. Hace muchos años fue mi mejor amiga, su hija se llama como, se lo puso en mi honor

Ana: Aquí tiene el contrato, firme si acepta las condiciones del contrato.

Nieves: ¿Puedo preguntarle una cosa?

Ana: Dígame

Nieves: ¿Qué le ocurre a mi amiga?

Ana: Nada, una visita rutinaria

Nieves: Pero ella no puede pagarse el gasto que supone esta clínica

Ana: Ese no es mi problema

Nieves: Puede que ella, ¿es de ella?

Ana: Esa no es una cuestión que deba tratar conmigo. Simplemente le pido que firme si está de acuerdo con los términos del contrato

Nieves: No puedo, de Alicia… lo siento, no puedo

Ana: Usted misma, pero su amiga forma parte de nuestra labor social, la atendemos por cumplir con los protocolos que exigen este tipo de clínicas. Le diré que su amiga ha pasado un proceso cancerígeno, que nosotros hemos tratado y como ha podido constatar con éxito.

Nieves: ¿Qué tipo de cáncer?

Ana: ¿Qué es esto, un interrogatorio?

Nieves: Si fuese suyo jamás podría, no podría vivir con ello

Ana: Le he informado más allá de lo que se me está permitido. Su amiga se encuentra perfectamente, eso es todo lo que le puedo decir.

Nieves: Pero…

Ana: Entiendo que no va a firmar el contrato, por tanto aquí a terminado toda nuestra relación. Buenas tardes.

Nieves: Me promete que Alicia se encuentra perfectamente y que ella…

Ana: Le pediría que renunciase a esta falsa moral. Cuando acepto nuestra intervención, ya sabía que los límites de la legalidad son muy, muy flexibles. Y el dinero ayuda mucho a flexibilizar esos límites.

Nieves: Pero Alicia…

Ana: Buenas tardes (Sale de escena con el contrato. Se apaga la luz)

Nieves: (Suena su teléfono) Sí, si cariño, aquí estoy, pero no estoy segura… No sé si quiero seguir adelante con esto… Ya sé que he sido yo la que ha insistido… Ya sé la cantidad de dinero que hemos invertido… Pero yo, Alicia… Ya, lo sé. Pero… Vale, tienes razón, tienes razón. Quiero ese niño por encima de todas las cosas, si ya sé que un vientre de alquiler era la mejor de las soluciones, lo sé, no hace falta que me lo recuerdes. Vale amor, luego nos vemos. (Saca un cigarro y lo enciende)

(Entra Ana, se encienden las luces)

Ana: Le recuerdo que aquí no se puede fumar

Nieves: Lo recuerdo perfectamente, pero cómo usted ha dicho hace un rato, la ley es flexible y el dinero tiene el poder de flexibilizarla aun más.

Ana: ¿Qué quiere decir?

Nieves: Que acepto las condiciones del contrato. Por cierto supongo que dado mi estado deberé dejar de fumar.

Ana: Sería lo más conveniente, dado que un embarazo siempre es muy delicado

Nieves: Desde luego.

(Ana sale de escena y regresa con el contrato. Nieves lo firma y sale de escena. Ana saca un teléfono de su bolsillo y realiza una llamada)

Ana: Hay que despedir inmediatamente a la persona de la recepción, una situación como esta no se puede volver a repetir. Ha firmado, siempre firman. La necesidad de ser madre siempre es superior a la falsa moral. El problema es Alicia, sabe quién se va a quedar con su hijo y eso siempre es peligroso. Lo que digas, lo dejo en tus manos.

(Saca un cigarro, lo enciende… se apaga la luz)

 

13/01/2015 19:02 luismerchan #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Facebook VIII

De cabalgata en Canfranc
Regalos personalizados cual noche de reyes... y Reinas, esta cabalgata tiene sus reyes y sus reinas
Habrá que creer en esta mezcla de moderna tradición.
Aquí pasamos los días sin prisa
Aquí vamos descubriendo seres
Sendas e inquietudes
Yo que soy de guardar distancias
Las acorto

 

De tan cerca
con escafandra
Aire entubado
Tras el hilo
La aguja, la puntada
Branquias sobre esta bocanada de humo
Traspaso el piso de las desavenencias
Me aboco a la humedad
De este sexo de cobijo
Y deseo. Tan cerca como la historia
Que nace cada mañana
Soy el pez sin mar
Esa locura que te dibuja sin ropa
Esta noche y todas
Mira ese tronco
Tras el mi razón de ser
La sombra
Despacio, soy lento
Apagado ser de aire

 

Que se caigan las marionetas
Esas que nos hacemos, que nos hacen
Habrá que despegar los pies del suelo
Volar. Volar. Viajar

 

Puesto el vestido
La luna juega
No siendo un charco
Quién apaga la vela?

 

Yo con tus abrazos
Yo con tus sonrisas
Yo con tus palabras
Yo con tus anhelos
Yo con tus besos
Yo con tus caricias
Yo con tus esperanzas
Yo que en ti habito
Yo que eres mi esperanza
Yo que me das sentido y cobijo
Yo...

 

I
II
III
IIII
IIIII
IIIIII
IIIIIII
IIIIIIII
IIIIIIIII
IIIIIIIIII
IIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
y lo que nos queda
señorita garrido
Un día, otro, otro más
se desvanece hasta el miedo
ser lo que somos
ser Paula
ser de los que nos cobijan
nos causan sonrisas y amores
bajo el paraguas de esta existencia
merece vivir y ser vivido

 

Qué es ser libre?
Demasiados jueces y prejuicios
Hay tanto miedo. Que lo aprovechan
Somos como los corderos
Los corderos de este matadero
Que llamamos vida
La ley es del...
No del justo o el valiente
De aquel que sabe donde pisar
Que encuentra a sus víctimas
Que las sabe escoger
Se puede ser libre?
Se quiere ser libre?
La injusticia se cae
Porqué la justicia dictamina
Un hombre la dictamina
Afortunadamente está bien tener amigos
Un refugio, en este amargo lugar

 

Puedo evitar el péndulo que gravita sobre mí
Me alejo, en esta presión, me desvío
Pienso en lo que queda de vida
En lo efímero del instante, en el dolor
En la desaparecida, en tiempos
Me quedo con mi amor y mis silencios
Me quedo en mis amigos y mis caricias
Tras la derrota de los hombres rata
Se esconden las ratas de verdad

 

Felices fiestas...
Fiestas de muerte y desolación
De aquel que vomita la vida
De aquellos que han de dejar su casa
Refugiados los llamamos
Fiestas de peña y cachirulo
No tenemos la culpa del dolor del mundo
Pero hay momentos de tremenda desolación
Da miedo pensar en enfermedades provocadas
para aumentar los beneficios
Da miedo pensar en desahucios y desahuciados de la esperanza
Todas las vidas merecen vivirse?
Todas las vidas meceren ser vividas?
Soy de miedo y tribulación
Soy se sangre y amor
Toda esperanza camina junto a la incertidumbre
No puedo cerrar los ojos e ignorar
No quiero cerrar los ojos e ignorar

 

La propiedad: algo que asusta
Vomitar el desencanto, un raíl
No hay billete de vuelta
A los no retornados
Es posible que alguien los tenga en su olvido
Todo comienzo acaba en un instante
Y empieza en otro instante
Tan cansado que pas palabras bailan
Intentando encontrar un lugar que las defina.
Mejor no escribo y cierro los ojos

 

Estar en este mundo
Sin estar
Ser de un mundo ajeno
Demencia. El terrible sino de la vejez
No puedo describirlo sin que se
Encoja mi corazón.
Al final en la muerte un refugio

 

Demostrado queda
A fuerza de ahogarse
Se aprende a nadar
O se fallece.
Cuando cante, lo que sabrás es que desafino
Curvas de aparente soledad
Músicas del dj colgado
Y lo tonto que se puede ser
Tardes de domingo y discoteca
¿Bailas? Parecía un gran calabazal
Otro que mordió el polvo
En un momento dado
Un giro extraño: Teatro
Entre tantas aguas
Este, yo, no se ahogo
Sigue sin saber nadar
Pero se mantiene a flote
Entre tanto vaho y desorientación
Tu amor, mi amor
De Luisa a Luisa y sigo con la música
Otro que muerda el polvo

 

 

13/01/2015 19:00 luismerchan #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Facebook VIII

Has de arrancarme las tripas
despojarme de todo esperma
despierto no te puedo imaginar,
la almohada vacía
un olor de ausencia
tras la tormenta
ausencias de latidos
hay en el plural, una esquina
un equivocado bocado
dame tu oído, ¿tu odio?...
Cavemos juntos tres trincheras:
trinchemos el corazón
de hombre, negro, que se arroja al abismo,
al abismo salado de las sirenas.
Tras los pasos de Ulises
Prometeo se encadena a la roca
Orfeo vuelve la mirada
y es en el bosque primigenio
donde nacen los esquivos Minotauros
todo lo que te diga a de saber a coño.
Los hijos aguardan en su lugar
vagina-polla-óvulo-esperma
en una botella, de plástico, sangre
es esta cruz la que redime vuestros pecados
¡No tiene cura!
Tal vez ese sea el camino de la salvación

 

Hay en los pasos, pies
En esta cama del dolor
Me lamento del ser cobarde
Del pensar en un cambio
Que para nada cambia
Tras las dudas, esta fiebre
!No estoy malo, que conste!
Estoy enfermo de cobardía
Siempre pasa cuando me emociono
De lo que quiero decir...
De todo lo callado
Siempre nos quedará, París
Nos queda, queda.
Es de alguna manera
La soledad, lo que de verdad me asusta
Pero está Luisa y Paula y Mariano y la familia...
No estoy solo. Así que a los que
Lo pretenden. Que lo sigan intentando

 

 

 

Envenenan las palabras
y lo que no se dice
aparece como en lugares desorientados.
En esta encrucijada de pétalos marchitos
de hojas dibujando el camino
es en esos colores que amarillean
es en esos lugares un lugar donde perderse.
Tumbada en la cama
dejando ir, como el vuelo del estornino, asimetrías
imposibles o cargadas sincronías...
su esperanza, alejando de sí todo miedo.
Es en la naturaleza del hombre
donde se puede pervertir la mirada
ese ojo que observa, que ve
Abarcar todo en una mirada se me antoja una quimera
la niña con sus skies, se arrastra
entre la nieve y el silencio
Todo lo que se necesita
en un refugio y un buen fuego
el saber que tus susurros
que siempre vuelven y siempre reconfortan
y la niña que duerme y sueña y crece
y dibuja un futuro o un presente
en su Ipad y juega y juega y juega
y es feliz.

 

Hay que sentir el cierzo
el viento que nos ancla a esta tierra
tierra de tristezas y lamentaciones
Hay que escapar, ir tan lejos
como nos lleve el viento
cuando seamos capaces de separarnos
de dejar un palmo de tierra
entre esta misma y los pues
saltar en el justo instante
que el cierzo es poderoso...
y nos lleva, nos lleva, nos lleva
Dejar las anclas del cambio
del cambio inexistente, ese que jamás llega
Todo el amor se transforma en nada
en la nada que nos queda.
Somos longaniza y cierzo
jamón y jotas
Héroes de tantos silencios
Que desgracia que para ser has de no ser
Me he quedado con los que quiero
con las que amo
y con la esperanza rota
Cogeremos al miedo por la cintura
y bailaremos en los posos de un café cualquiera.
Si hemos de amanecer
que nos pille con el alma encendida
las creencias arraigadas
y el fruto de nuestra sinrazón

 

Amarga el sabor de esta existencia
hiel para seguir caminando
quisiera repetirme: Aquí estoy
Desde el silencio, comprar las palabras
hay en el fondo de la cueva
un lugar para todos.
Es en ese refugio: fuego y sangre
En la sangre la muerte y la vida
Hace frío y busco un calor
o todos los calores, un lugar...
para redimirme de haber nacido
En todo el dolor, cuando te veo por la calle
sé que me sigues gustando
y que formas el todo de lo que quiero
Me acechan temores y los prefiero a la esperanza
Es en las certezas dónde nos hemos de encontrar
¿Quién me da las buenas noches?
Abajo, bajo la cama te llamo
Te espío y guardo las lágrimas
y sabemos que todo es un lugar
y que en ese lugar no hemos de encontrar
como la montaña y el profeta
déjate llegar que estamos cerca

 

Hoy mi hija me ha invitado
a comer en un restaurante
en el...
estas cosas hacen que vivir sea hermoso

 

… Y dijeron: ¡Zaragoza no se rinde!
Tras muertos, bombas, curas, balas, bayonetas, desmembramientos, niños, cañones, niñas, miedos, mujeres, traiciones, héroes, monjas, violaciones, hambre, epidemias, sufrimientos, huérfanos, soldados, generales, lamentos, huérfanas, ratas, viudas, ejecuciones…
El 21 de febrero de 1809: Zaragoza se rindió…
Pues eso

 

Ni todo tu humo
Puede ocultarte, salvarte, de tu hipocresía
El otro. El otro habla palabras vacías
Mesa y sillón. Follaron poco
Así que disfrutan jodiendo
Trazar una línea recta, un francotirador
Se muere poco, se nace menos
Merece vivir, sin poder acuchillarte?
Un poco todos los días
Cual Prometeo a la roca encadenado...
Torcieron sus gestos, algo de comida
Entre los dientes.
Se pone cómodo y se observa
Hasta dónde es insoportable ser ese mismo?

 

Pienso en cuchillos, serpientes,
culebras, moribundos, niños coléricos,
zafios, primaveras, templos
una niña con manos de pianista
Hay en los márgenes lugar para habitarse
Los crueles ¿sueñan con su crueldad?
En este un mundo de fieras
y a pesar de ell@s seguimos respirando
Es la esperanza el último lugar donde refugiarse,
la mujer con la cabeza en el horno de gas...
el hombre que llega a casa y no se encuentra
Una lámpara que no deja de moverse
el recuerdo que acaba por retornar.
Los reyes de su destino
me provocan vómito y censura
Es en la brocha, en la pincelada es la tela blanca: desnuda
un lugar para perderse
uno más uno: dos

 

Mañana, 3 de abril, mi mujercita cumple 11 años
la vida es maravillosa
hay situaciones, estados que me hacen dudar
pero mañana, a pesar de los pesares,
no dejaré margen a la duda
la sonrisa de mi hija es un buen alimento
ante las inclemencias y los hombres
ante la duda y la fatiga
que la toalla siga colgada,
de momento no la pienso tirar....
Siento la cobardía del primer paso
siento la duda del hombre justo
siento la sombra, la falta de luz, de aire...
pero mañana: NO.
Mañana: NO
Un beso para mis amores
y algo que reconforte a los encontraron refugio
en el dolor ajeno.

 

Dónde van las palabras
Quien aconsejaba?
Son palabras estercolero
Tergiversadas palabras
Palabras grabadas, escondidas
Dan miedo los que manejan
Los asustadizos del poder
Grazna la mujer cuchillo
Cuantos gritos caben en tus mentiras?
No duermo y siento derivas...
Quien me deja un reducto.
Ahora que intento soltar lastre
Espero encontrar un poco de paz
Cómo dijo él:
Más vale morir de pie que…

 

Pesada carga de vacios
De estas "gentes" que me apagan
que me ahogan en palabras temerosas
Hay una roca o una sombra
un temblor en las piernas
y el fluir, detenido, de las palabras

¿Cuanto aguanta la mecha?
¿Es del fuego la llama?

1- Que me arrojen
2- Que me enciendan
3- Que nada sea capaz de protegerme
4- Que toda defensa nazca de mis principios
5- Quién se atreva, que pueda renacer

Antes de ser espejo
prefiero ser ruina
posos: lectura de este futuro porvenir
Me quedo sin pistas, pero no dejaré el camino
Qué resuenen los tambores
y sea capaz de resucitar
al sexto día.

Hay en tus besos: SEXO
Hay en las caricias: SEXO
Hay en las palabras: SEXO
Hay en los encuentros: SEXO
Hay en la búsqueda: SEXO

Ante la imagen reverenciada
ante esa foto en blanco y negro (sepia)
un compromiso y una escisión
Mañana, cuando no le encuentre
puede que deje de pensar en usted
y en sus pesadillas

 

 

14/04/2014 16:55 luismerchan #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Facebook VII

Hay muchas religiones
muchos credos
y todas tienen un par de cosas en común
a los pobres, dios les da por culo
en cualquier religión
y premia a los ricos, para que lo sigan siendo.
Es curioso, si no fuese tan desalentador

 

Qué he dejado, que ya no encuentro
pierdo lo que tengo que decir
lo que satisface mis interiores
los he dejado atrapado,
en la puta responsabilidad del cada día
y dejo una palabra de vez en cuando en este muro:
así lo llaman, muro.
Ya que ahora no sé si me he perdido del todo
me recuerdo que dentro, continúa la inquietud

 

Acierto al pensar que esta vida
la manejan los mediocres, los que saben adaptarse
lo que adoptan el camino del escondrijo
saber tirar la piedra y esconder la mano
es un arte al alcance de pocos
Se suma a mi tristeza la incomprensión
igual el esfuerzo no ha merecido la pena
igual intentar ser honrado
no tiene el valor que yo hubiese esperado
Para colmo de ignorantes...
para colmo de insatisfacción
me enfado con quien más quiero
así es este estado de certezas
de lugares que me esclavizan
y donde la presión es agotadora
si pudiese irme sin dolor
sin el dolor de los que me quieren, de los quiero
saldría por la puerta de atrás
dejaría los pies desafiando a la gravedad
eso dicen, del último esperma y la muerte
¿Quién quiere comer las entrañas de este pseudo derrotado?
Me acurruco entre el desaliento y la estulticia
cuando escriba lo definitivo
cuando todo lo que tenga que decir sea el punto final
que tus labios me acojan y podamos huir
tras el batir de alas, al sur, al sur, al sur...
Ante tanta desolación
quedan los recuerdos de lo que fuimos o de lo que podemos ser
qué se jodan los incapaces de amar
los que hacen de su vida el sinsentido diario de la contradicción
Aquí me quedo, que la tristeza no es derrota
que los pesares sirven para levantarse
pues sabiendo que no quiero ser como ellos
mi vida tiene sentido y paso firme.
Al arte, al arte, que en ese regazo los pobres de espíritu
no encuentran acomodo
Visión en blanco y negro
veo la vida caer.
En estas cenizas, en estos rescoldos, en estos fuego.
A los que quiero: GRACIAS, por dejaros querer.

 

08/01/2014 17:18 luismerchan #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Facebook VI

No, jamás ire
negaré la existencia
bajo estas piedras
guardo el orgullo
si hemos de caer
que no sea de rodillas
prefiero la muerte
a la insustancial incosciencia
Cuando me vendas
que sea barato, barato...
a fin de cuentas
lo mas fácil es decepcionar
Seguimos esperando
una luz, un algo que me acerque
a lo que podemos negar ser
es todo tan tonto
que me avergüenzo solo de pensarlo
deja resbalar lo que ignoramos
agua, un poco de jabón
un traje (con corbata)
una oración y como niños o niñas
nos iremos a derribar
los sueños, que como siempre
acaban siendo la nada extrema
¿Solo los amantes se ocultan?
Al mar, al mar, la mar...

 

 

Esto de sentirte sin ubicación, desubicado
como desnortado, fuera de lugar
sensación extraña, la muerte, las celebraciones
¿Dónde estoy? ¿Cual es mi sitio?
Hay caos en este cerebro
que intenta ordenar ideas
salir al paso de este descorazonador momento
NOHAYSALIDA, hay sobrevivientes
las niñas prostitutas de Camboya
o Filipinas o tantos lugares...
lo que de verdad importa
¿Qué es lo que de verdad importa?
En este mundo-mierda, hay esperanza
pero la esperanza es el peor de los males,
eso creo. Tanto mar, tanto lodo, tanto miedo
Cuando sea persona, te diré lo que ahora no sé

 

Sale el sol, se quedan dormidas en la cama
es como el apunte de un cuadro de S. Freud
Salgo a la calle, garaje, coche, trabajo...
La espera, hoy, es un cuadro de Klim
En el parking la bicicleta espera
verde el parque y limpio el local
una caratula, una invitación
¡Hoy comemos en el Italiano!
Han pasado diez años
tengo besos guardados para ti...
un diente se cae, otro ocupa su lugar
del desfile, la ropa y un triquini
Posiblemente no soy tan moderno
ni tan antiguo. Objeto de transito
Una sonrisa y... cuando levantas las cejas
¿Cómo negarte nada?
Una tortuga que se balancea
sobre nuestro horizonte
Somos como el agua, como la lluvia
como los corazones anegados de amor
Duermen, se despiertan, desayunan.
Hasta donde recuerdo: los posos del café
Pronto termina este proceso
Se dibuja la adolescencia
y tiemblan hasta las "canillas"
Pero hoy: Sol y buen tiempo
para recibir tu décimo cumpleaños
hace de esto otra celebración
de la cual dejamos un ligero recuerdo
una especie de recordatorio a cementerio
a lapida, a los que sueñan
a los que esperan
a los que te quieren
P-A-U-L-A

 

¡Qué se muera la vida!
Y los nazís, y los exterminadores
de sueños y de vidas
siempre hay un agujero donde descansar
entre el lodo y el barro
todo se asemeja.
¿Cómo decirte que te odio, que te quiero?
Al final, como en una coctelera todo se mezcla
Hoy hemos empatado
hemos quedado en tablas
y las tablas son como el escenario
un lugar donde. Aun, se puede hablar

 

Dentro de cada nuez, ¿una avellana?
Detesto a los pequeños tiranos
eso que son poseedores
del poder de la alpargata (como bien dice Begoña)
Detesto a estos pequeños hombres roedor
los detesto porque su mal no persigue más que
la perpetuidad de su ignorancia
y sus cuentas pendientes con el mundo.
Detesto a los desagradecidos
a los pobres de espíritu y ...
ricos en soledades.
Hoy desteto la enfermedad
pues nos deja indefensos
Hoy que se aparte el mundo
y deje descansar a la hermosa Paula

 

Lo que hemos perdido
Lo que nos ha dejado poso
Lo que queda, para siempre
En otro tiempo o en otro lugar
Lo que somos, eso mismo.

 

Sed de ríos revueltos
de aguas envalentonadas
la derruida casa
nos invita a la reflexión
soy tan efímero
como una bocanada de humo
en tus labios al menos: un ancla

 

En algún cajón se olvido
La faja de sus consecuencias
La mujer sin brazos
Con su ajuar en la maleta,
La llave en la boca
Y el tiempo q allí la dejo.
Son los lugares los q nos salen al paso
El ojo de la cámara
Nunca nos dejo indiferentes
Es como la regla sangrante...
Algo q siempre nos acompaña
Si lo dejas pasar
Mejor con una copa de tinto en la mano
Y el reloj en la otra

 

Me pasa que no comprendo
me pasa que cuesta entenderme
me pasa que no se qué digo
me pasa que no me encuentro
me pasa que no lo pienso
me pasa que a pesar de todo, me tengo
me pasa que he de aprender a caer
me pasa que tengo que adelgazar
me pasa que, algo, he engordado
me pasa que no tengo bigote...
me pasa que hay cosas que me pasan
me pasa que al decirlo ¿lo pierdo?
todo lo que pasa acaba siendo poso

 

Zapatillas y a correr
es una forma de irse
de cambiar de aires
quesos y alguna gallina
el frío del invierno o la piel curtida al sol
a los montes, a las montañas, a las olas
a las nubes, al lugar que nos habite
es en la sombra donde encuentro refugio

 

Un pincel, un esbozo
una pincelada, un gesto
trazo grueso, olor a jazmín
de esta noche que poseo
es el latido lo que retengo
me llamas, te llamo
hay cerca una fuente
un lugar, un espacio
una mueca y un jirón
hasta que me quede...
hazme hueco,
hasta que me vaya
hazme hueco
tanto es el amor, como el gemido
en este sueño
sueño contigo
en esta vida
vivo contigo
si he de partir, que sea a tu lado
siento que llegada la madrugada
junto a ti despierto
l

u
i
s
a
sa
isa
uisa
luisa

 

De paso, me quedo sin aire
con las rebajas de la vida
y este pasar desapercibido
una niña en zaragoza
va al cole y yo miro desde la ventana
enfrente, tras otra ventana: te veo
es como nadar en el sofá
cansado, pero dificilmente te ahogas
yo ahora me ahogo de renuncias
de compromisos ¿ineludibles?
a ver si cogemos la manta y nos vamos pal monte

 

Nada de grandes historias
De lejanas percepciones
Abrir en canal
La insondable tristeza
De los ignorados de si mismos
Todas las tardes, te dibujo alrededor
Recorriendo los pezones,
dándoles el color indicado
Tras el dolor, las caricias.

 

Es en la piel, fugaz encuentro
Impronta que queda ¿deseo?
Filtro de deseos: desierto
Has de anochecer, ser almohada
Frugal deleite, leve suspiro
¿Qué más quieres?
El lejano lugar de la arena
Te quiero playa, océano, mar
A mar me sabes, pez en el monte
Golpe tras golpe polvo levanto
Venus: en rosa rompes tu llanto

 

Dentro del puente, guardo tus piedras
las lanzo al agua como un tesoro
Esta la ausencia de lo perdido
hay en la penumbra tantos mediocres
que tal vez por eso asusta
La incompetencia como reclamo
en los gritos se esconden los pobres de corazón
lo que ignoran el valor de los principios
Cuando el ser que nos espera
pase la lista... los mediocres pasen primero...
"Dios nos libre del poder de la alpargata"
y por ende de todos los poderes
A fin de cuentas, en la tristeza
nos refugiamos, nos escondemos
UNÁNGELEXTERMINADOR, por favor

 

antes, no ahora, antes
en un tiempo pasado, antes del rencor
se pasean los zapatos
arriba o abajo, tras la carretera
en ribazos, rastrojos o matas
los niños concebidos por gracia de un Dios ajeno
el hijo del cura
es tiempo y lugar para huir
o para quedarse con las orejas "gachas"
el puto miedo que nos impide volar
el puto miedo que nos impide
ser algo más que sospecha

 

Me duele hasta la ceja
para ser precisos la derecha
la derecha siempre duele
ya se sabe

 

Tras el cristal
ríos de sangre
toda cicatriz
nos recuerda el suceso
ante la mirada
(la carcajada reprimida)
atónita del espectador

 

Funesta España
de páramos y chirigotas
funesta España
de plañideras y huidas
Habrá que encerrarse
en profundos ataudes
preparar lágrimas de insondable tristeza
al paso funebre de la codicia
a la sombra de un olivar
a las cinco de la tarde...
a la trifulca y el navajazo
a la sierra, nuevemente a la sierra
José María "el tempranillo"
a la sierra, nuevamente a la sierra
Funesta España, católica y de derechas
Funestos los augurios para la espantada España

 

Es agua salada
cargada de difuntos, a la deriva
es el color de la piel: Negra
oculta a la luz de la esperanza
es de niños, mujeres y niños
tiempo de huida, al encuentro del ataud
Las sirenas de Ulises
os encadenan allí ente las puertas
hay que postrarse ante ¿el Dios verdadero?
NOFUTURE, NOROAD, NOCOUNTRY...
Cuando debajo de las piedras
se pueda escuchar el aliento de los tiempos
entonces todos los vivos
podrán reconocer a sus muertos
LAMPEDUSA2013+++++++++++++++++++Ver más

 

Todo mi frío
lo traslado a tu corazón
a la piel de gallina de tus brazos,
de tus muslos
Es como sentirse enmedio de la nada
es la certidumbre de lo negado
sólo el polvo del camino
nos queda, como un sello
en busca de un destino
lo traen y se deja llevar...
pronto la noche, nos distrae
Cuando reclames caricias
busca en el fondo de la mesilla
justo antes de que suene el despertador
hay hambre de lo que nunca vendrá

 



 

 

 

 

25/11/2013 18:18 luismerchan #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris